Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

40 años liderando la energía solar fotovoltaica

Historia del IES-UPM

 

El Prof. Antonio Luque, Fundador y actual Presidente del IES-UPM, nos hace una breve introducción sobre la evolución del Instituto desde sus inicios hasta el momento actual.
El Instituto de Energía Solar (IES), cuyos trabajos iniciales se remontan a la mitad de los 70 del siglo pasado, ha sido uno de los primeros centros del mundo enteramente dedicados a la conversión fotovoltaica de la energía solar. Por su gran creatividad ha sido reconocido internacionalmente y pese a sus modestas dimensiones ha tenido contribuciones punteras en la tecnología de células solares de silicio, los sistemas de concentración fotovoltaica, la electrificación fotovoltaica, las células de materiales III-V, incluyendo las de unión múltiple, y los nuevos conceptos en células solares más eficiente, incluyendo los cálculos cuánticos asociados a ellos.

Como resultados señalados de esta actividad se puede señalar la creación, en 1981, de Isofotón, basada inicialmente en la célula bifacial, un invento del IES, que en los primeros años del siglo XXI era la mayor fábrica de células solares en Europa. Más tarde, se creó ETSI-UPM para explotar con la petrolera BP las concentradores Euclides con células de silicio; ISFOC, un instituto con estructura empresarial para el desarrollo de grandes plantas de concentración fotovoltaica; LPS, que ha vendido sus diseños ópticos a compañías como BOEING o JVS, en EEUU o Japón, respectivamente, entre otras muchas a nivel mundial; INSPIRA, que se convirtió en referente mundial para sistemas de seguimiento para concentradores, con altísima precisión medida, vendida a la compañía americana SOLFOCUS en una operación apareció en el Wall Street Journal; BSQ SOLAR que produce sistemas completos de concentración, en muchos casos con tecnología del IES; SAV, que produce instrumentos para las compañías que fabrican sistemas de concentración fotovoltaica, con ventas en varios continentes; o CENTESIL, que ha hecho un enorme esfuerzo para desarrollar la tecnología de ultra-purificación de silicio solar, con el estableciendo una planta piloto, única en el mundo, que no ha podido concluirse por la reciente crisis económica.

Puede también destacarse la obtención en 2008 del record mundial de rendimiento, de 32.4%, con células de GaInP/GaAs a la elevadísima concentración de 1000 soles. No merecen olvidarse tampoco las investigaciones sobre células de banda intermedia, un invento del IES propuesto en 1997 que ha logrado ya las 1000 citas en revistas inscritas en el Instituto de Información Científica (ISI) de Filadelfia. En el momento actual está desarrollando una nueva tecnología de acumulación de energía basada en el calor latente del silicio fundido, uno de los más altos, y su recuperación mediante el efecto termo-fotovoltaico.

Conviene también resaltar la actividad de los grupos de sistemas fotovoltaicos que analizan plantas fotovoltaicas en todo el mundo, grandes o pequeñas, abordando también los aspectos sociales de su utilización. Probablemente no hay ningún instituto científico con mayor experiencia objetiva en la evaluación de plantas fotovoltaicas.

El IES fue sin duda condición necesaria para el florecimiento fotovoltaico de los últimos años de la década de 2000, cuando España fue el mayor mercado fotovoltaico mundial. En 2008 se instaló en España, solo en un año, una capacidad de producción fotovoltaica equivalente a la de una planta nuclear, que puede necesitar una década para instalarse. Desgraciadamente, debido a una, parcialmente comprensible, retirada de apoyos, por razones económicas, mucho del capital acumulado se he destruido, pero todavía España cuenta con instaladores fotovoltaicos de los mejores en el mundo y el IES mantiene razonablemente su actividad científica, dispuesto a ayudar a reconstruir una industria parcialmente perdida, que sin embargo tiene, sin asomo de duda, el mayor futuro.

 

hiperEnlace volverVolver